Principios y Estatutos

 

¿Quiénes somos?

Principios y estatutos

Estructura

   – Congreso Democrático

   – Comisión Política

   – Consejo General de Representantes (CGR)

      * Comunicación

      * Educación y Cultura

      * Salud

      * Mantenimiento

      * Vigilancia

      * Listas

      * Agricultura Urbana

      * Deportes

      * Finanzas

   – Plenaria Regional

   – Plenaria de Zona

   – Plenaria Local

   – Asambleas de Centros de Trabajo

   – Brigadas

   – Asamblea de Masas

Principios y Estatutos

La Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente, deberá organizar su trabajo sobre la base de la rigurosa observancia de sus principios de dirección colectiva, del desarrollo de la democracia interna, de la crítica y la auto crítica.

En nuestra organización las instancias de dirección se integran por compañeros conscientes, consecuentes políticamente y disciplinados, por todos aquellos que tienen una responsabilidad de dirección en la organización o en las comisiones. Que deben tener  una afinidad ideológica surgida del trabajo cotidiano encaminada a impulsar y organizar a sectores no proletarios o semiproletarios en base a sus demandas económicas y políticas, siempre en el contexto de la lucha de clases y con una orientación proletaria.

El fundamento de nuestra organización lo constituye su base, en ella se reflejará todo nuestro trabajo político, ideológico y orgánico, el trabajo de los  compañeros representantes de la comisiones, tanto como el trabajo de la dirección.

Nuestra organización es una organización legal, abierta, que por sus objetivos no puede ser de otra forma, sin embargo, sus puertas no están abiertas para cualquier tipo de persona u organización, sino sólo para aquellas que coincidan con nuestros principios y en lo fundamental con nuestra línea política.}

PRINCIPIOS ORGANIZATIVOS

CENTRALISMO DEMOCRÁTICO. Es la columna vertebral de la organización. El centralismo y la democracia conforman una unidad indisoluble e irrigan todo el cuerpo de la organización, garantizando su vitalidad y funcionamiento colectivo, la interrelación entre la base y la dirección. La democracia proletaria en la organización, es aquella a la que todos aspiramos en nuestra sociedad y de la cual debemos estar permanentemente preocupados por su correcta aplicación. El centralismo democrático con todas sus aplicaciones es de ejercicio obligatorio en todos los niveles e instancias y para todos los miembros de la organización.

Nuestra organización debe obedecer, por tanto, cuatro principios básicos:

a) La subordinación de la minoría a la mayoría.

b) La subordinación del nivel inferior al superior.

c) La subordinación de la organización a su dirección.

d) La subordinación de los integrantes a la organización.

Las normas fundamentales del centralismo democrático son: la información, la participación, el derecho a discernir, la discusión amplia y libre, el acceso a los canales democráticos, el mantenimiento de la unidad interna, el carácter colectivo de los órganos de dirección, la revisión periódica de cuentas de las instancias inferiores a las superiores y viceversa, disciplina basada en la subordinación de la minoría a la mayoría, obligación absoluta para acatar las decisiones de los organismos superiores.

LA CRÍTICA Y AUTO CRÍTICA. Es una práctica que no debe faltar en la organización ya que nos permite detectar y superar actitudes erróneas, individuales o colectivas, con el objetivo de ganarle terreno al régimen capitalista y dar en la práctica las mejoras correspondientes en la aspiración de una nueva sociedad. No señalar abiertamente un error de cualquiera de los integrantes de la OPFVII, es permitir que la organización se debilite.

La crítica y la auto crítica son en estos momentos de fortalecimiento del Organización, pilar fundamental de la consolidación de una estructura que nos permita garantizar la formación de nuevos dirigentes; la puntualidad, la disciplina, el no autoritarismo, la no corrupción son principios que deben formar parte del perfil del dirigente que, hoy por hoy requiere nuestra organización. Un real ejercicio de la crítica debe partir de la justa valoración de la igualdad y calidad de todos los miembros, independientemente de la instancia organizativa en que se desempeña.

LA DIRECCIÓN COLECTIVA. Es el modo de ejercer el centralismo democrático y es una herramienta básica del mandato del conjunto de la organización, complementariedad de los individuos que enriquece su papel, contribuyendo a la superación de las visiones unilaterales.

LA DIVISIÓN DEL TRABAJO. La OPFVII impulsa un proyecto de organización que exige la conjunción de diversas tareas, de tal modo que, partiendo de la forma integral del conjunto de la organización, se creen y se especialicen estructuras, organismos y militantes que pongan en primer término una actividad concreta que permita ganar capacidad, experiencia y con ello se articulen a la dinámica de la organización. Es necesario por esto, que todo miembro de la organización pertenezca a una comisión o comité de trabajo. La organización debe procurar que haya un compañero para cada responsabilidad y una responsabilidad para cada compañero.

PRINCIPIOS

-Respetar e impulsar el centralismo democrático.

-Independencia ideológica, política, económica y orgánica respecto del Estado y sus partidos.

-Luchar por los intereses de la clase trabajadora.

-Colectivismo y ayuda mutua entre compañeros.

-Honradez y sinceridad, sencillez y modestia en la vida pública y privada.

-Respeto mutuo en la familia.

-Luchar cotidianamente por la construcción de una educación liberadora.

-Combatir el racismo y cualquier tipo de discriminación.

-Intransigencia con los enemigos del socialismo, de la paz y de la libertad de los pueblos.

-Internacionalismo proletario, solidaridad fraterna con las causas justas de todos los países.

-Intolerancia con la injusticia, el parasitismo, la falta de honradez, el arribismo y el afán de lucro.

-Disciplina en el trabajo y en el estudio.

-Compromiso por rescatar y difundir lo mejor de nuestras culturas.

ESTATUTOS

CAPITULO I. De nuestro nombre, los Integrantes, Derechos y Obligaciones.

ARTÍCULO 1.– Nuestro nombre a partir de ahora recoge y reivindica nuestra historia anterior y por ello por acuerdo de este Congreso a partir de ahora nuestro nombre es Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente (OPFVII).

ARTÍCULO 2.– La Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente, es una organización social con origen, fuerza y base en el pueblo y clase trabajadora mexicana; tiene como objetivos el luchar pacíficamente por mejores condiciones de vida, el respeto a los derechos ciudadanos y constitucionales, así como construir una sociedad justa, libre y democrática.

ARTICULO 3.– Es integrante de la Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente todo aquel compañero o familia que acate sus estatutos, participe activamente en una de sus organizaciones o instancias, cumpla las decisiones y el trabajo asignado, además de cumplir puntualmente con las cooperaciones establecidas por la asamblea general.

ARTÍCULO 4.– Todo integrante de la Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente tiene derecho a:

Elegir y ser elegido para los órganos e instancias de dirección y representación.

Discutir libremente en las reuniones y los medios de difusión propios de cada centro, haciendo propuestas, expresando y defendiendo francamente sus opiniones antes de que la organización haya tomado un acuerdo.

Criticar en las asambleas, reuniones, congresos o plenarias a cualquier integrante o instancia de la organización por el desarrollo de su trabajo. El que amordace este derecho deberá ser sancionado.

ARTICULO 5.– Todo integrante de la Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente deberá entregar cuentas y responder por las tareas asignadas. El ocultamiento así como el incumplimiento, representan uno de los daños más graves a los estatutos y a nuestra causa, minando así nuestra unidad, por lo cual, esto puede ser causa de exclusión y/o expulsión.

ARTICULO 6.– Las faltas leves deben corregirse por medio de la persuasión y a través de medidas de carácter educativo, de crítica, de reprobación, advertencia o de indicaciones. En caso de faltas graves que pongan en peligro o grave riesgo a la organización la sanción será la expulsión. Todo caso de expulsión, en caso de activistas, se decidirá con el acuerdo de las dos terceras partes de la plenaria, en el caso de los socios esta se decidirá en la Asamblea General del centro de trabajo correspondiente. Los expulsados tendrán el derecho de apelar ante los órganos de dirección y demás instancias de la organización.

CAPÍTULO II. De la Organización.

ARTÍCULO 7.– La bandera nacional, la bandera roja y negra, así como las figuras de Francisco Villa, Emiliano Zapata, Ricardo Flores Magón y Ernesto Guevara serán nuestros símbolos de honor y cohesión combativa para nuestra causa.

ARTICULO 8.– El principio básico de la organización es el centralismo democrático que consiste en:

El carácter electivo de los organismos de dirección (de abajo hacia arriba).

Revisión periódica de cuentas de las instancias inferiores a las superiores y viceversa.

Disciplina basada en la subordinación de la minoría a la mayoría.

Obligación absoluta para acatar las decisiones de los organismos superiores.

ARTÍCULO 9.– El organismo superior de dirección para los representantes electos en las diferentes instancias y organizaciones de base es el Consejo General de Representantes y la Comisión Política.

ARTICULO 10.– Las instancias de dirección representantes de las organizaciones de base crearán comisiones de administración, prensa y propaganda, técnica, de vigilancia, social y cultural o las que sean necesarias de acuerdo a las condiciones específicas de cada centro de trabajo, con la finalidad de que los comisionados a estas actividades se vayan convirtiendo en cuadros dirigentes, capaces de resolver problemas diversos de trabajo, así mismo los comités tienen como tarea cotidiana atraer nuevos compañeros hacia el trabajo de dirección y organización.

CAPITULO III. Del Funcionamiento Interno.

ARTÍCULO 11.– En los intervalos entre Congreso y Congreso la Comisión Política dirige toda la actividad, da dirección sobre los asuntos de la organización.

ARTÍCULO 12.– Las comisiones y todo aquel que tenga responsabilidad y que trabajen en las organizaciones de base tienen como tarea fundamental realizar una labor política y organizativa entre las masas, utilizar la fuerza de estas en la lucha contra el atraso, la ignorancia, los vicios, los derechos humanos, la democracia y la transformación radical de la sociedad.

ARTÍCULO 13.–  El Consejo General de Representantes deberá comprobar el cumplimiento y la rapidez con que se efectúen las tareas asignadas.

ARTÍCULO 14.-La observancia de la disciplina, el cumplimiento irreprochable de los acuerdos, es la obligación primordial de todos los integrantes e instancias de la organización. Para los integrantes de los organismos dirigentes, en caso de no cumplir con estas exigencias podrían ser retirados de su correspondiente cargo por el Consejo General de Representantes y esta revocación ratificada por el Congreso.

ARTÍCULO 15.– La discusión libre es un derecho de todos.

La crítica y la autocrítica deben estar enfiladas al perfeccionamiento sucesivo del trabajo de organización y debe utilizarse como ejercicio y práctica cotidiana.

ARTÍCULO 16.– Entre Congreso y Congreso, las diferentes instancias y organizaciones deberán entregar cuentas e informes de su actividad de manera sistemática; a las Asambleas generales y a las instancias respectivas.

CAPITULO IV. Del Congreso.

ARTÍCULO 17.– El Congreso es el organismo supremo de la Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente. Los Congresos ordinarios serán realizados cada dos años, la convocatoria y la agenda de discusión deberán ser anunciadas con seis meses de anticipación, por la Comisión Política.

ARTÍCULO 18.– Los delegados asistentes al Congreso son elegidos por la plenaria a partir del trabajo de formación de las comisiones.

ARTÍCULO 19.– El Congreso tiene como objeto:

a) Examinar y calificar la gestión de las comisiones integrantes de la plenaria.

b) Revisar, modificar y aprobar los estatutos en caso de ser necesario

c) Trazar los lineamientos generales de la organización, las tareas específicas de las diferentes comisiones de la organización.

d) Elegir a los responsables de las distintas comisiones generales de la organización.

ARTÍCULO 20.– Las diferentes instancias de dirección serán integradas por delegados asistentes al congreso.

ARTICULO 21.– Los integrantes y responsables de las comisiones se eligen en la proporción y número determinados por el Congreso, privilegiando la calidad.