Proyecto de Cultura

 

Introducción

 

El capitalismo es todo oscuridad, sombra que pisa nuestra sombra, explotación, esclavitud, miseria, es enfermedad, devastación, olvido, el capitalismo es sinónimo de muerte y, en este sentido, nuestra organización ha decidido por la vida. Sin embargo, entendemos que para lograr ese futuro al que aspiramos es necesario derrotar primero a nuestros propios miedos, combatir los traumas imbuidos en nosotros desde niños, romper con el egoísmo, romper con la apatía, transformar nuestra realidad, modelar con paciencia, con constancia este presente para aspirar a un mañana luminoso. Sabemos que parte fundamental del mañana, pero también de este presente, son nuestros niños y niñas, nuestros jóvenes, en ellos descansa la esperanza, a ellos heredamos nuestros sueños, nuestra rebeldía, nuestra cultura, esta cultura que se ha ido labrando por generaciones y que ha querido ser borrada en este mundo globalizado.

 

Entendemos, entonces que justamente en la defensa y el rescate de esta cultura y de toda aquella que ha sido secuestrada, que ha sido negada para el pueblo se encuentra una importante trinchera en la lucha anticapitalista, es por ello que dentro de nuestra organización seguimos avanzando en definiciones que nos permitan perfeccionar nuestros métodos, que permitan corregir nuestros pasos, que nos posibiliten a bien aprender y aplicar lo que en la práctica solidaria, en el trabajo comprometido, nos han enseñado compañeros y compañeras de colectivos, de grupos y organizaciones que caminaron y muchos que aun caminan con nosotros en este esfuerzo permanente por la vida, en este nuestro proyecto de cultura.

 

Mucho tenemos que agradecer de estos esfuerzos: el tiempo invertido, la paciencia, pero esencialmente el habernos dotado de las herramientas que hoy nos permiten retomar en nuestras propias manos este esfuerzo como permanente quehacer, como inaplazable compromiso. Es gracias a estas participaciones que hoy iniciamos una nueva etapa, una etapa en la que, sin soslayar los objetivos delineados en el trabajo con los colectivos, los alcances son mayores, pues hoy aspiramos a crear un sistema educativo que posibilite confrontar la perversidad de los programas oficiales, que nos permita consolidar estas nuevas relaciones sociales que se han ido delineando durante muchos años en nuestras comunidades a partir de la práctica, a partir de la construcción de esta historia colectiva que abarca ya veinte años de existencia.

 

Hoy, en la constante construcción de este proyecto, se involucran nuestros niños, nuestros jóvenes, nuestros ancianos, se comprometen las comunidades enteras, se discute, se acuerda, se trabaja, se entremezclan los recuerdos, las memorias, el presente de logros y pesares con el futuro de sueños y esperanzas, a partir de ello es que se trazan nuevas rutas, que se fortalecen los proyectos de autonomía en salud preparando cursos, intensificando la convocatoria a quienes han entendido que la vida no es una mercancía; en educación con la elaboración de programas, de talleres; es a partir de ello que se reafirma el quehacer de la radio como medio libre, como instrumento, en manos de las nuevas generaciones de compañeros y compañeras, para que nuestra voz se una a las miles de voces que ya se levantan y se organizan, para sumarse a los cientos de esfuerzos que, subterráneos, recuperan desde ya nuestro espacio, nuestro cielo.

 

Todo esto nos reafirma que es posible romper las cadenas impuestas desde siempre, construir un nuevo mundo, una nueva sociedad donde prevalezca la justicia, donde los verdaderos generadores de la riqueza sean los dueños de los medios de producción, que es lo mismo que decir que es posible destruir al capitalismo, construir una sociedad sin clases, un mundo donde el futuro sea de vida y no de muerte.

 

Antecedentes

 

El proyecto del Frente nace en 1988 con el objetivo de resolver la necesidad de una vivienda digna para todos sus integrantes, en aquel entonces, como herencia de los movimientos de la década de los setenta, pensábamos que la lucha por la vivienda era un medio, no sólo para cubrir esa necesidad sino, para organizar y concientizar a los más posibles y generar bases de apoyo que sirvieran para una futura revolución.

 

En el Molino, predio situado al oriente de la ciudad, el Frente lleva a cabo un resguardo de tierra con el cuál se logra aglutinar a unas cuatro mil familias, esta situación genera un rápido crecimiento de la organización pero este crecimiento lleva a la par la necesidad de redefinir el quehacer organizativo, esta definición se da en el sentido de establecer que no sólo luchamos por un espacio para vivir, sino que es necesario empezar a construir un proyecto de vida y decidimos que, como parte fundamental de este, debíamos desarrollar propuestas que empezaran a trastocar la educación y la cultura que nos eran impuestas. A partir de ese momento, a la par que luchábamos y exigíamos al gobierno la regularización y construcción definitiva de las viviendas iniciamos también el antecedente o, mejor dicho, iniciamos la construcción de lo que hoy es nuestro proyecto de cultura.

 

En los años de 1989- 1990 al interior de la cooperativa Huasipungo, se da inicio a lo que en aquel entonces llamamos Centro Pedagógico, este proyecto constaba del sustento pedagógico para desarrollar talleres formativos y un espacio de preescolar para los niños de dos a cinco años, reconocemos que el proyecto tenía carencias que impidieron su consecución, sin embargo fue la primera propuesta estructurada que intenta incidir de manera permanente en la formación de nuestros niños, paralelamente iniciamos la relación y coordinación con compañeros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en particular con la Sección IX con el propósito de que nos apoyaran para dar clases de primaria a los niños que habitaban en el predio recién resguardado ya que las escuelas que había en la zona eran insuficientes, además de que por ser niños de los “campamentos mugrosos y piojosos” decían los maestros y directores de las escuelas no había lugar para ellos. Los compañeros de la Sección IX se comprometieron a dar clases en el terreno de la cooperativa Moyocoyani ahí con tablas y tabiques como sillas, en el lodo y la tierra, bajo un techo construido con pedazos de madera y lamina de cartón, los compañeros dieron clases aproximadamente dos años, mientras tanto el frente se encargó de llevar a cabo otro resguardo de tierra con el objetivo de exigir en ese lugar una escuela primaria, claro está que la Secretaría de Educación Pública planteaba que la escuela que se construyera tendría que ser de su propiedad y administrada por ella misma, sin embargo, en la negociación que se dio con las autoridades logramos que la escuela, que hoy se llama Centauro del Norte, fuera administrada por compañeros de la CNTE y no por el Sindicato Charro, en la misma dinámica se construyeron distintas escuelas en las zonas donde la organización iba adquiriendo presencia. La carencia de proyectos de educación alternativos, las mismas rupturas internas en la coordinadora, impidieron que la relación fuera más allá.

 

La importancia de dar espacios y alternativas a los jóvenes no era ajena para la organización y a partir de lo que teníamos en aquellos momentos, que no era mucho, iniciamos con la proyección de películas, algunos talleres como el de serigrafía, el impulso al deporte, en fin, esto es lo que hace 18 años fue el inicio de lo que hoy es nuestro proyecto de cultura.

 

Entre clases de primaria para los niños, talleres esporádicos, fútbol, voleibol, obras de teatro y música popular pasaron seis años, tiempo en el que la cooperativa de vivienda Acapatzingo inicia su proyecto de vivienda es entonces que reiniciamos la relación con la organización En Lucha por el Socialismo, en el transcurso de la huelga universitaria de 1999 nos fuimos conociendo y acercando aun más, además de compartir con los compañeros del CGH en general y de En Lucha en lo particular, la necesidad de conjuntar esfuerzos, primero para sostener la gratuidad de la educación, y después para que quienes sostuvieron esta lucha tuvieran un mayor acercamiento con las colonias, con el grueso de la población que los apoyó durante casi un año.

 

Así es como abrimos nuestras puertas a los compañeros y compañeras de la Facultad de Psicología y a los estudiantes de la Facultad de Ciencias Exactas, al mismo tiempo, empezamos a coordinar un proyecto educativo con los profesores y estudiantes de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) denominado CEPEDII, de igual forma se integraron al proyecto compañeros de la Escuela Popular Mártires del 68, compañeros de la Red Cultural Neza, compañeros músicos del grupo Son de Maíz y el grupo Mano Izquierda.

 

Todo esto en la idea de fortalecer los trabajos que nuestra comisión de cultura, establecida ya como una comisión general que toma a la cooperativa Acapatzingo como base para el proyecto piloto, pero con la tarea de impulsar el proyecto en todos los espacios de la Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente.

 

La primera tarea de estos colectivos fue apoyar y enriquecer, con su creatividad y sus propios elementos las actividades que ya se desarrollaban en la cooperativa, tales como: la organización de eventos en fechas específicas como aniversarios, día de muertos, fin de año, etc., pero esencialmente de fortalecer los esfuerzos que en materia de educación se mantenían como el Libro club, el Centro de Educación Inicial (CEI) y el espacio de alfabetización, primaria y secundaria, entre otros.

 

A partir de los intentos que mencionamos líneas arriba, en la organización se lleva a cabo una discusión sobre la necesidad de desarrollar un proyecto de cultura bien definido con objetivos estratégicos, en función de generar las condiciones para el cambio y la transformación de esta sociedad. En el tercer congreso del FPFVI se resuelve que una de las prioridades de la organización es la construcción del proyecto de cultura. Es así como por acuerdo del congreso se determina darle continuidad al trabajo cultural en Acapatzingo.

 

Es importante señalar que este proceso se ha dado por etapas.

 

Resumen primera etapa.

 

Se consolida la Comisión Cultura de la Cooperativa Acapatzingo con la tarea de impulsar el proyecto en todos los espacios de la organización.

 

Libro club, se establece en la comunidad de Acapatzingo, por la necesidad de arrancar a los compañeros de la nociva influencia que ejercen los medios de comunicación y acercarlos al hábito de la lectura.

 

Centro de Educación Inicial (CEI), surge en 1997 como una alternativa para las madres solteras y trabajadoras, este espacio es atendido por compañeras de la comunidad quienes también son responsables del comedor comunitario, los padres participan en él con jornadas, materiales y apoyo económico.

 

CEPPEDII (Centro Pedagógico para el Desarrollo Integral de las Inteligencias), se desarrolla con la finalidad de iniciar la construcción de un espacio de educación alternativa del cuál se pudiese apropiar la Comunidad, este proyecto se planteaba en tres etapas, la primera, llamada Apoyo a Tareas, la segunda, Escuela de Padres, y la tercera, El Desarrollo de la Inteligencias Múltiples, cabe mencionar que este proyecto a la fecha se ha reformado a tal grado, que lo ha retomado la comunidad y del cual hemos establecido permanentemente el espacio de Apoyo a tareas.

 

Asesorías sabatinas, los compañeros del CGH-UNAM, desarrollaron actividades durante cuatro años, estas tenían como objetivo crear un espacio donde los niños pudieran desarrollar su creatividad a través de actividades relacionadas con la ciencia, el arte y la cultura, crear un hábito de estudios con ellos, romper prejuicios hacia la ciencia y la cultura en general.

 

Apoyo a Tareas, este espacio pretende dotar a los niños de herramientas que les permita resolver sus tareas a través de la consulta, reflexión e investigación, en este mismo se desarrollan actividades manuales y exposición de temas relacionados con la realidad que vivimos.

Alfabetización, Primaria y Secundaria, es una alternativa para que los compañeros concluyan o inicien sus estudios con la certificación del INEA,  los asesores, temas y programas para este espacio son desarrollados por integrantes de la comisión de cultura.

 

Cine club, este espacio intenta romper con la visión consumista del cine y convertirlo, al igual que otras actividades artísticas, en material de reflexión, de análisis y discusión así como acercarlo a un sector de la población, tradicionalmente, alejado de él.

 

La Voz de Villa Radio, inicia en el 2005 como un taller de radio-bocina, con transmisiones sólo para la comunidad, en el 2006, La voz de Villa toma el 91.7 de FM, el taller de radio continua y es permanente en nuestra comunidad, la transmisión se escucha las 24 horas, los 365 días del año.

 

Psicología, el trabajo de las Psicólogas en la comunidad de Acapatzingo pretende apoyar en la promoción del bienestar integral de las personas y de las relaciones satisfactorias, armónicas y productivas, entendiendo relaciones productivas, aquellas que promuevan ganancias sociales y psicológicas entre los individuos. Apoyar para que superen lastres y limitaciones que la sociedad capitalista ha generado.

 

Nuestro proyecto está en construcción y constante cambio, en él todo esfuerzo o apoyo es importante, el trabajo realizado durante estos años y la discusión como practica cotidiana nos ha permitido reconocer los errores cometidos, siempre para avanzar y fortalecer nuestros objetivos.

 

Segunda etapa.

 

Se reorienta el proyecto, se realizan reuniones de discusión en las comunidades, se hacen consultas, censos, a partir de estos se define, que es la organización quien debe establecer los ejes de trabajo, que si bien las diversas actividades desarrolladas por los colectivos que nos acompañaron en la primera etapa  han sido parte fundamental de un aprendizaje continuo hoy los apoyos que recibamos deben encaminarse a apuntalar los ejes básicos que creemos son imprescindibles para continuar trabajando. Acordamos que todos los espacios y actividades deben basarse en tres ejes fundamentales:

 

Ciencia, porque el sistema actual nos ha privado del conocimiento que la humanidad ha generado a lo largo del tiempo, convirtiéndola así en un elemento más de dominación.

Cultura, porque la que nos han impuesto de consumo, individualismo, violencia, falsos valores, prejuicios y enajenación asegura la continuidad del sistema hegemónico hasta hoy.

Formación Política, por que creemos en la necesidad de formar hombres y mujeres críticos que posibiliten una verdadera transformación de la sociedad.

 

En ese sentido se acuerda trabajar por la construcción de un sistema propio de educación que abarque los niveles desde preescolar hasta el bachillerato, con programas que potencien las aptitudes de nuestros niños y jóvenes, que rescaten la historia, que generen una visión crítica hacia su entorno social, que reivindique la organización como forma de vida y como única manera de enfrentar al sistema de explotación impuesto.

 

Nos encontramos en la etapa de conformación de los programas, estos resultarán del trabajo colectivo, de los talleres de Cartografía Social que desarrollan los compañeros de la Organización Zapatista Educación para la Liberación de Nuestros Pueblos, que consisten en el mapeo de nuestra comunidad y sus habitantes, estos se desarrollan en tres niveles:

 

Pasado ¿Cómo era la comunidad y nosotros cuándo iniciamos?

Presente ¿Cómo es hoy y qué hemos logrado?

Futuro ¿Cómo queremos que sea y qué nos hace falta?

 

Se están preparando talleres para formar formadores y promotores de educación, basados en la educación popular, con el objetivo de dotar a la comunidad de herramientas teóricas y pedagógicas.

 

Paralelamente, y aunque pensamos que la construcción de esta etapa de nuestro proyecto se inició con la voluntad manifestada en asambleas generales, por las comunidades que integran el F.P.F.V.I, no descartamos la necesidad de contar con espacios adecuados, en este sentido profesores y estudiantes del taller 1 de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, se han comprometido con nuestro proyecto, ellos diseñaron y presentaron a la comunidad propuestas arquitectónicas para la construcción de las escuelas.

 

Otro acuerdo es la conformación de espacios de participación para los jóvenes de la organización, que fortalezcan la identidad de estos con los procesos de lucha en los cuales, muchos de ellos nacieron y para evitar que con el paso del tiempo estas nuevas generaciones se desvinculen de la realidad que llevó a sus padres a organizarse y a luchar por mucho más que la necesidad de una vivienda.

 

Asamblea de jóvenes, es un espacio que ha posibilitado que jóvenes con diferentes características ( cholos, skatos, punks, darketos, emos, etc.) se reúnan para ubicar o detectar sus problemáticas individuales y colectivas y busquen o generen alternativas para resolverlas  que propongan actividades de interés común y que sean ellos mismos quienes las  organicen, con la intención de que esto nos permita resaltar la importancia de la organización y el trabajo colectivo, impulsando con esto la participación activa de este sector en la organización  y en sus espacios, no solamente para satisfacer sus necesidades si no para que a través de esto se identifiquen con su comunidad, con la organización y sean parte activa en la discusión, planificación, toma de decisiones  y resolución de problemas en colectivo.

Algunas de las actividades que se han desarrollado como resultado de este espacio son:

 

Fiestas temáticas, en las que los jóvenes programan temas para los cuales investigan y elaboran materiales que permitan la reflexión de los asistentes sobre aspectos como la sexualidad, la drogadicción, el pandillerismo, la violencia intrafamiliar, de pareja, del Estado, etc.

 

Taller de radio, en este se ha logrado ampliar la participación de un mayor número de jóvenes quienes han asumido la importancia de este medio, apropiándose paulatinamente de él, ya hoy se transmiten algunos programas hechos por ellos, también participan en la programación de música y elaboran cápsulas temáticas que son transmitidas en la frecuencia y en las fiestas.

 

Taller de playeras, una problemática permanente entre los jóvenes es la económica, muchos de ellos desempleados, sin la posibilidad de continuar sus estudios, son arrojados por el sistema a las drogas o a la delincuencia, este taller pretende ser el inicio de una serie de cooperativas de producción que se conviertan en alternativa real ante las condiciones existentes y ante el horizonte desolador que se avizora para las nuevas generaciones.

 

Taller de video que tiene el objetivo de dotar a los asistentes de las herramientas básicas para crear documentales o películas que permitan plasmar su visión sobre la realidad que vivimos, pero también de posibilitar la conformación de una memoria videográfica sobre la organización.

 

Taller de herramientas musicales, en este taller se apoya el desarrollo de su sensibilidad, su creatividad, elementos a los cuales el entorno de violencia y de machismo impuestas, les niega acceso.

 

Psicología

 

La experiencia nos ha orientado a rumbos nuevos y optimistas. El camino es largo, pero luminoso. Por eso, por lo aprendido y lo que falta, seguimos adelante.

 

El trabajo del equipo de psicólogas en la Cooperativa Acapatzingo es una pequeña contribución a los esfuerzos que los cooperativistas y otr@s compañer@s solidarios, ya venían realizando para mejorar las condiciones de vida de la comunidad. Además, es parte de un proyecto aún más amplio en el que el Frente Popular Francisco Villa Independiente- UNOPII construye alternativas de vida más integrales, menos enajenantes, más enriquecedoras, que puedan compartirse y extenderse más allá de los límites de este predio y más allá de las personas que hoy estamos aquí.

 

Visualizamos el trabajo en el proyecto de Educación y Cultura como un trabajo en equipo, en donde cada comisión, cada responsable y cada participante, hace uso de sus diversos saberes y poderes para trabajar, desde distintos frentes y a distintos niveles, por un mismo objetivo. En este sentido, lo que queremos aportar desde la psicología a este proyecto es un apoyo que promueva el desarrollo de la autoconciencia en los miembros de la cooperativa, la reflexión sobre quiénes somos la comunidad y el papel de cada un@ de nosotr@s en ella, el trabajo sobre las experiencias que nos han formado y la búsqueda de alternativas personales y colectivas.

 

En este sentido, la comunidad de Acapatzingo nos ha enseñado y ha construido en nosotras una noción de la psicología muy diferente a la que se ejerce en otros ámbitos. Se trata de una psicología que no pretende adaptar a las personas a la sociedad tal y como está, sino fortalecerlas y apoyarlas para que desarrollen habilidades y puedan transformar esa sociedad, construirla tal cual la necesitamos. Se trata de una psicología que entiende que las problemáticas de las personas dependen de sus contextos, de sus historias, y que entre la gente pobre, marginada, excluida, las problemáticas son particulares y las razones que tenemos para superarlas, son también específicas. Nos esforzamos entonces por hacer una psicología que ayude a las personas a recuperarse de la violencia de la opresión, la enajenación y la represión de clase, y que además, les ayude a aprender lo que necesitan para transformar esas condiciones.

 

Partimos de la convicción de que tod@s somos producto de esta sociedad enajenante, en la que no somos dueñ@s ni de nosotr@s mism@s, y por lo tanto, tod@s somos parte del problema, y tod@s podemos ser parte de la solución. De modo que se trata de un trabajo a nivel educativo y social, en el que los objetivos son comprender la situación propia y colectiva, y a partir de ello, generar un sentido de responsabilidad sobre la vida, las decisiones y las luchas individuales y colectivas.

 

Consideramos que el trabajo psicológico comunitario no debe estar dirigido a resolver los problemas con herramientas externas, sino enfocarse a generar movimiento en la comunidad, un movimiento impulsado desde ella misma. Nuestra intención es insertarnos en los esfuerzos que de por sí realiza la comunidad para que el crecer como personas, aprender cosas nuevas, superar nuestros conflictos y resolver nuestros problemas, se convierta en parte de la vida cotidiana de tod@s. Por tal motivo, no podemos limitarnos a atender los casos individuales de personas, sino que queremos generar sensibilidad y redes de apoyo para que la comunidad detecte los casos que requieran atención, los canalice a la atención debida, apoye a quienes están en proceso de recuperación y reincorpore a los individuos a la red cuando hayan superado sus problemáticas.

 

 

LA VOZ DE VILLA RADIO 91.7 FM - FRECUENCIA LIBERADA ***** MEDIOS DE CONTACTO: TELEFONO: 55 2360 5415 ***** EMAIL: lvvr91.7@opfvii.org ***** FACEBOOK: vozdevilla villa

www.opfvii.org

2016